domingo, 23 de junio de 2013

Miedos Insuperables

Durante mi infancia, sin motivo aparente, soñaba que caía al patio interior del edificio. Tenía algo de sórdido. Su tenebrosidad, sus losetas de azulejo ladrillo siempre sucio y su reja central le daban un aspecto de patio carcelario con fregonas. Quizá fuese eso. Pero el caso es que al menos un par de veces por semana sentía una realísima sensación vertiginosa mientras me precipitaba, por la parte que da a la terraza de mis progenitores. Lo he recordado hoy. He vuelto por última vez a casa de mis padres, después de muchos años. Y aunque es obvio que mi cabeza deambulaba por otros territorios, alguna neurona díscola me lo trajo a la cabeza, con un pensamiento: "Debes enfrentarte a tus miedos si quieres superarlos". De repente, tal vez porque no iba a tener otra ocasión, he vuelto a la terraza y me he asomado a ese patio. La teoría sobre los miedos es una patochada, pero ya no puedo confirmarlo.

****************************************************************************

Nombre: Miguelángel Pegarz
Alias: Cybrghost
País: España

23 comentarios:

  1. Demostrar teorías es lo que tiene, va la vida en ello.
    Buen soplo
    Besicos, amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso, los experimentos en casa y con gaseosa.

      Eliminar
  2. "...tal vez porque no iba a tener otra ocasión..." Muy Muy bueno,Cybr, como nos tienes acostumbrados. Me encantó.
    Saludos van
    San Montelpare

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni acostumbran a ser buenos, ni lo son lo suficiente, pero muchas muchas gracias.

      Eliminar
  3. Estoy allí, al lado de tu personaje conteniendo el aliento.

    ResponderEliminar
  4. Es mejor no mirar abajo. Muy buen soplo.

    Besos de vendaval

    ResponderEliminar
  5. Muy visual y da repelú. Me ha gustado.
    besicos muchos.

    ResponderEliminar
  6. Gracias a todos los que me han leído y muy muy especialmente, infinitas gracias a los que me habéis comentado. Un abrazo muy fuerte desde Aveiro (Portugal). Moito Obrigado.

    ResponderEliminar
  7. Hay miedos que es mejor dejarlos pasar, no enfrentarse a ellos.
    Ese patio era tremendo,tremendo.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Es que si no se tira, no tiene gracia :-)
    El golpe final es de esos que se ve venir, pero que agradezco cómo lo cuentas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, me avisas tarde, ya no existe el edificio. Si te vale que me tire desde otra parte... Ya, es algo obvio, pero es lo que pasa con los que no tenemos nivel.

      Eliminar
    2. Yo no pienso que conocerse el final antes de que llegue sea algo malo, lo bueno para mí es que si se sabe, se disfrute de la lectura igualmente. Y aquí me pasa.

      Eliminar
  9. Miedo superado, pero vaya precio. Muy bueno!

    ResponderEliminar
  10. Gracias por el inmerecido honor de inaugurar el Vendaval de éste año.

    ResponderEliminar
  11. Enhorabuena por tu micro. Un abrazo. Gloria Arcos

    ResponderEliminar
  12. Me has hecho leer el relato varias veces. Me produce rareza ese "por la parte que da a la terraza de mis padres". Interpreto que el ambiente familiar fue opresivo para el narrador, y que con la muerte de los padres ya no tiene sentido ese lanzarse al vacío. No sé.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es una frase algo extraña, pero es la mejor manera que, desde mis limitaciones, encontré de narrarlo. Y se tira. No le des más vueltas, son las limitaciones de un mal aspirante a escritor.

      Eliminar